Cuándo fue el día en que murió la música

Algunos lo llaman “El día en que murió la música” por una referencia en la canción “American Pie” de Don McLean, pero se llame como se llame, el accidente de avión en el que murieron Buddy Holly, Ritchie Valens y J.P. “The Big Bopper” Richardson marcó un día negro en la historia de Estados Unidos y alteró para siempre los contornos de la música rock ‘n’ roll. Este trágico accidente, y las vidas y legados de los artistas que perecieron en él, han quedado inmortalizados en un par de monumentos únicos en el lugar donde ocurrió.

Fue el 3 de febrero de 1959 cuando el pequeño Beechcraft Bonanza en el que viajaban los músicos se estrelló en el campo de un granjero de Clear Lake, Iowa. Holly y los demás habían realizado una agotadora gira por carretera, que le provocó la gripe y a algunos de sus compañeros congelaciones por los gélidos viajes en autobús. Holly se hartó y alquiló una avioneta mal equipada para el clima invernal de la noche. Instantes después de despegar, el piloto perdió el control del aparato. En cuestión de segundos, se estrelló contra el suelo, matando a las cuatro almas que iban a bordo.

¿Qué ocurrió realmente el día que murió la música?

El 3 de febrero de 1959, los músicos estadounidenses de rock and roll Buddy Holly, Ritchie Valens y “The Big Bopper” J. P. Richardson murieron en un accidente aéreo cerca de Clear Lake, Iowa, junto con el piloto Roger Peterson.

¿Quién acuñó la frase el día que murió la música?

Tal día como hoy de 1959, las estrellas del rock Buddy Holly, Ritchie Valens y J.P. Richardson murieron en un accidente aéreo junto con el piloto Roger Peterson, de 21 años. Este incidente se conoció como “El día que murió la música”, después de que Don McLean lo acuñara en su canción de 1971, “American Pie”.

Documental sobre el día en que murió la música

El 3 de febrero de 1959, los músicos estadounidenses de rock and roll Buddy Holly, Ritchie Valens y “The Big Bopper” J. P. Richardson murieron en un accidente aéreo cerca de Clear Lake, Iowa, junto con el piloto Roger Peterson[a][1][2] El suceso se conoció más tarde como “El día que murió la música”, después de que el cantautor Don McLean se refiriera a él como tal en su canción de 1971 “American Pie”.

Por aquel entonces, Holly y su banda, formada por Waylon Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch, tocaban en la gira “Winter Dance Party” por el Medio Oeste. Los artistas en ascenso Valens, Richardson y el grupo vocal Dion and the Belmonts también se habían unido a la gira. Los largos viajes en los fríos e incómodos autobuses de la gira afectaron negativamente a los artistas, que sufrieron gripes e incluso congelaciones.

Tras parar en Clear Lake para actuar, y frustrados por las condiciones de los autobuses de la gira, Holly optó por fletar un avión para llegar a su siguiente escenario en Moorhead, Minnesota. Richardson, aquejado de gripe, intercambió su puesto con Jennings, ocupando su asiento en el avión, mientras que Allsup perdió su asiento en favor de Valens al lanzar una moneda al aire. Poco después del despegue, a altas horas de la noche y con mal tiempo, el piloto perdió el control de la avioneta, una Beechcraft Bonanza, que se estrelló contra un maizal, matando a los cuatro que iban a bordo.

La canción del día en que murió el rock and roll

Don McLean era repartidor de periódicos cuando se enteró del trágico accidente aéreo. Sus cantantes favoritos de Rock and Roll habían muerto y la noticia aparecía en los titulares de todos los periódicos que repartía. Reinaba la tristeza y, para McLean, toda la música había muerto.

Tal día como hoy, 3 de febrero de 1959, las estrellas del Rock and Roll Buddy Holly, Ritchie Valens y J.P. Richardson mueren en un accidente aéreo. Don McLean titula hoy “El día en que murió la música” en su canción American Pie, como conmemoración. Aunque McLean no tenía ninguna relación con los cantantes, se inspiró en las muertes para escribir una canción sobre la política estadounidense y la evolución de la música pop. La canción se basó en los recuerdos y fantasías personales de McLean, básicamente una colaboración de sus sueños que no están en orden cronológico.    También incluye una tragedia personal, que es la muerte de Buddy Holly.

American Pie se convirtió en un gran éxito, haciendo famoso a McLean muy rápidamente. Aunque dice que la canción trata de Buddy Holly y América, no da significado a la letra y deja la interpretación abierta a los oyentes.

Buddy acebo

El 3 de febrero de 1959, los músicos estadounidenses de rock and roll Buddy Holly, Ritchie Valens y “The Big Bopper” J. P. Richardson murieron en un accidente aéreo cerca de Clear Lake, Iowa, junto con el piloto Roger Peterson[a][1][2] El suceso se conoció más tarde como “El día que murió la música”, después de que el cantautor Don McLean se refiriera a él como tal en su canción de 1971 “American Pie”.

Por aquel entonces, Holly y su banda, formada por Waylon Jennings, Tommy Allsup y Carl Bunch, tocaban en la gira “Winter Dance Party” por el Medio Oeste. Los artistas en ascenso Valens, Richardson y el grupo vocal Dion and the Belmonts también se habían unido a la gira. Los largos viajes en los fríos e incómodos autobuses de la gira afectaron negativamente a los artistas, que sufrieron gripes e incluso congelaciones.

Tras parar en Clear Lake para actuar, y frustrados por las condiciones de los autobuses de la gira, Holly optó por fletar un avión para llegar a su siguiente escenario en Moorhead, Minnesota. Richardson, aquejado de gripe, intercambió su puesto con Jennings, ocupando su asiento en el avión, mientras que Allsup perdió su asiento en favor de Valens al lanzar una moneda al aire. Poco después del despegue, a altas horas de la noche y con mal tiempo, el piloto perdió el control de la avioneta, una Beechcraft Bonanza, que se estrelló contra un maizal, matando a los cuatro que iban a bordo.