Don t stop rolling stones significado

Rolling stones el amor es fuerte

¿Qué se imagina cuando se menciona el rock and roll? ¿Qué dinámica de banda, qué presencia escénica le viene a la mente? Lo más probable es que los Rolling Stones aparezcan en esas conversaciones. La influencia duradera de la banda -a pesar de las múltiples enemistades- es innegable y abarca docenas de lanzamientos discográficos. Y no podemos olvidar la explosiva personalidad interpretativa de Mick Jagger.

Los Rolling Stones han experimentado varias evoluciones a lo largo de las seis décadas que llevan haciendo música, pero los inicios de la banda se remontan a un pueblo del sureste de Inglaterra. En 1950, en Dartford (Kent), Jagger y Keith Richards eran amigos de la infancia y compañeros de clase. A los pocos años de amistad, los dos formaron una banda de garaje con Dick Taylor, Alan Etherington y Bob Beckwith. El grupo, que ensayaba en el garaje de Taylor y punteaba melodías de blues, se apodó a sí mismo los Blues Boys.

Después de colaborar con Alexis Korner’s Blues Incorporated, Jagger y Richards formaron la primera iteración de los Stones. La formación incluía al guitarrista Brian Jones, al teclista Ian Stewart, al batería Tony Chapman y a Taylor. Este grupo se basó en una lista de canciones de blues de Chicago, y a partir de ahí fueron ganando adeptos.

Missy piedras rodantes

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Please help improve this article by adding citations to reliable sources. El material sin fuentes puede ser cuestionado y eliminado.Find sources:  “Don’t Stop” canción de los Rolling Stones – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (noviembre 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de plantilla)

Atribuida al cantante Mick Jagger y al guitarrista Keith Richards, “Don’t Stop” fue en gran parte obra de Jagger. Comenzó a escribirse durante los preparativos de Jagger para su álbum de 2001 Goddess in the Doorway. En el momento del lanzamiento, comentó: Para mí, hacer un álbum en solitario o un álbum de los Stones es lo mismo, con una salvedad: cuando escribo para los Rolling Stones no me importa si la canción suena como las que hacen los Stones, mientras que si escribo, pero no grabo con los Rolling Stones, no quiero que la canción contenga demasiados clichés que uno asocia con los Rolling Stones, así que me esfuerzo por evitarlos”. Antes del lanzamiento de Forty Licks, escribí “Don’t Stop” en el mismo periodo en que estaba escribiendo las canciones para mi álbum en solitario, y simplemente la dejé a un lado y me dije: ‘Esto me suena mucho a los Rolling Stones. Puede que sea muy útil en los próximos meses, pero lo dejaré por ahora y no lo grabaré porque creo que será mejor para los Stones'”[1].

Mezcla de emociones rolling stones

Timothy McKenry no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pudiera beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Leída por algunos como una rendición ante la “brigada woke” y por otros como una respuesta razonable a la acusación de que las letras glorifican “la esclavitud, la violación, la tortura y la pedofilia”, la decisión pone de relieve las cambiantes consideraciones éticas que los músicos deben sortear para mantener una licencia social.

Brown Sugar se grabó en Alabama a finales de 1969 y se publicó en el álbum de 1971 de los Rolling Stones Sticky Fingers. La canción es emblemática del enérgico sonido rhythm and blues de los Stones y ha sido un pilar de su repertorio durante décadas.

Aunque algunas interpretaciones de la canción quieren verla principalmente como una celebración de la contracultura de la droga, cualquier pretensión de que la frase “Brown Sugar” sea otra cosa que una referencia a una mujer negra se desvanece en la letra final del álbum de estudio.

Rolling stones streets of love

“Esa canción no iba a ninguna parte”, dijo el mánager y productor de The Rolling Stones, Andrew Loog Oldham, al recordar al grupo afanándose en el estudio en la canción recién escrita, “Paint It Black”. “Otros 10 minutos”, había determinado, “y será hora de seguir adelante”.

Entre las canciones que se disponían a grabar estaba “Paint It Black”, que había sido compuesta por Mick Jagger y Keith Richards mientras el grupo estaba de gira por Australia el mes anterior. “Yo escribí la melodía”, declaró Keith, “él escribió la letra”. Pero al explorar las posibilidades sonoras del nuevo número en clave menor, los Stones se habían estancado antes de desatar por completo su magia. Les faltaba tiempo y estuvieron a punto de abandonarlo por completo.

Había una sensación de urgencia en el estudio, pero la verdadera presión era conseguir un nuevo sencillo de éxito. Los Stones llevaban en las listas de éxitos desde el verano de 1964, pero sólo hacía un año -cuando se publicó “The Last Time” en febrero de 1965- que habían empezado a conseguir éxitos con material original de Jagger/Richards.