De que falleció el baterista de los rolling stones

Ron madera

El batería Charlie Watts, cuyo hábil y poderoso trabajo en la piel impulsó a los Rolling Stones durante más de medio siglo, murió en Londres el martes por la mañana, según informó su portavoz. No se ha citado la causa de la muerte; tenía 80 años.

En un comunicado de la banda y del portavoz de Watts se lee: “Con inmensa tristeza anunciamos la muerte de nuestro querido Charlie Watts. Ha fallecido en paz en un hospital de Londres rodeado de su familia”.

El 4 de agosto, Watts se retiró abruptamente de la próxima gira de los Stones por Estados Unidos, aplazada por la pandemia, alegando la necesidad de recuperarse de un procedimiento médico reciente no especificado pero “exitoso”. Un portavoz declaró: “Charlie se ha sometido a una intervención quirúrgica que ha sido todo un éxito, pero tengo entendido que esta semana sus médicos han llegado a la conclusión de que ahora necesita reposo y recuperación adecuados”. Con los ensayos comenzando en un par de semanas es muy decepcionante, por decir lo menos, pero también es justo decir que nadie vio venir esto.” Según informaciones no confirmadas, Watts se había sometido a una operación de corazón; el batería Steve Jordan, antiguo colaborador del guitarrista de los Stones Keith Richards, le sustituye en la gira, que comienza en San Luis el 26 de septiembre.

La enfermedad de Charlie Watts

Watts era respetado en todo el mundo por su musculoso estilo de tocar la batería, que combinaba con elementos del jazz, música favorita del artista. Se incorporó a la banda a principios de 1963, pocos meses después de su primera actuación en público.

Muchas de las canciones más famosas de los Stones, como Brown Sugar y Start Me Up, empiezan con un breve riff de guitarra al que rápidamente se unen los golpes de Watts en la batería. Bill Wyman, bajista del grupo, describía a menudo la habilidad de Watts como “engordar el sonido”.

Los Stones empezaron, decía Watts, “como tipos blancos de Inglaterra tocando música negra americana”, pero pronto desarrollaron un sonido propio e identificable. Watts también realizó muchos proyectos musicales independientes a lo largo de sus años con la banda.

Para el mundo, era una estrella del rock. Pero Watts solía decir que la experiencia era agotadora, desagradable e incluso aterradora. “Chicas persiguiéndote por la calle, gritando… ¡horrible! Lo odiaba”, declaró al periódico The Guardian. En otro reportaje periodístico, describió la vida de batería como un “cruce entre ser un atleta y un manojo de nervios”.

Comentarios

“Me encanta tocar la batería, y me encanta tocar con Mick, Keith y Ronnie”, dijo Watts una vez a The Guardian. “No sé nada del resto.  No me molestaría que los Rolling Stones dijeran: ‘Ya está… basta'”.

El tacto diplomático de Watts a menudo servía para hacer entrar en razón a los temperamentales y pendencieros Mick Jagger y Keith Richards. Gracias a su influencia tranquilizadora, los Rolling Stones seguían juntos cuando falleció e incluso estaban listos para volver a la carretera una vez que la pandemia remitió.

“Estoy trabajando duro para ponerme totalmente en forma, pero hoy he aceptado por consejo de los expertos que esto llevará un tiempo”, añadió Watts.Charlie Watts siguió tocando la batería hasta que fallecióImagen: Carsten Rehder/dpa/picture alliance

Qué piedra rodante murió recientemente

Charlie Watts, el inquebrantable y modesto batería de los Rolling Stones que contribuyó a formar una de las mejores secciones rítmicas del rock y utilizó su “trabajo diario” para mantener su perdurable amor por el jazz, ha muerto, según ha informado su publicista. Tenía 80 años.

Watts, callado y elegantemente vestido, fue considerado a menudo, junto a Keith Moon, Ginger Baker y otros muchos, uno de los mejores baterías de rock, respetado en todo el mundo por su estilo musculoso y oscilante cuando los Stones se alzaron desde sus desaliñados comienzos hasta el estrellato internacional. Se unió a la banda a principios de 1963 y permaneció en ella durante casi 60 años, siendo, tras Mick Jagger y Keith Richards, el miembro más duradero y esencial del grupo.

Watts permaneció, y en gran medida se mantuvo al margen, durante el abuso de drogas, los choques creativos y las guerras de egos que ayudaron a matar al miembro fundador Brian Jones, llevaron al bajista Bill Wyman y al sustituto de Jones, Mick Taylor, a abandonar y, por lo demás, hicieron que estar en los Stones fuera un trabajo de lo más agotador.

Una canción clásica de los Stones como “Brown Sugar” y “Start Me Up” solía empezar con un duro riff de guitarra de Richards, con Watts siguiéndole de cerca y Wyman, como le gustaba decir al bajista, “engordando el sonido”. La velocidad, potencia y puntualidad de Watts nunca quedaron mejor demostradas que durante el documental sobre conciertos Shine a Light, cuando el director Martin Scorsese filmó “Jumpin’ Jack Flash” desde donde él tocaba la batería, hacia el fondo del escenario.